Guadalupex

El Obispo de Coria-Cáceres insiste en reclamar la Virgen de Guadalupe para Extremadura

El Obispo de Coria-Cáceres, Monseñor D. Francisco Cerro ChavesEl obispo de Coria-Cáceres, Francisco Cerro, presenta su nuevo libro Guadalupe, río de luz y ternura en donde ensalza la devoción de los extremeños por su patrona e insiste en su apoyo para que pertenezca a una diócesis extremeña.

"Los obispos extremeños tenemos los deberes hechos y ahora tiene que ser la Santa Sede quien tome la decisión", manifiesta Francisco Cerro, quien hace unos días tuvo un encuentro con el Papa Francisco durante el cual no trataron el tema. pero le mostró su interés por la diócesis y Extremadura.

Con el devocional Guadalupe río de luz y ternura el obispo manifiesta que "ha cumplido un sueño" al dar a conocer a la patrona, puesto que ya había escrito otras obras sobre la Virgen de la Montaña y la Virgen de Argeme.

El prólogo ha sido escrito por el sacerdote y escritor, Jesús Sánchez Adalid, e incluye el Decreto del Papa Pío XXII nombrando a Guadalupe patrona de Extremadura y la devoción de los extremeños a la Virgen de Guadalupe.

Lea el artículo completo pulsando aquí (elperiodicoextremadura.com).

Mención Especial a Guadalupex de la Casa de Extremadura de Getafe

Escrito que nos remitió la Casa de Extremadura de Getafe concediéndonos la Mención Especial a Guadalupex (pdf).

Discurso de aceptación de D. Vicente Sánchez-Cano pronunciado el sábado pasado en la recogida del premio:

CASA DE EXTREMADURA GETAFE,

30 DE NOVIEMBRE DE 2013

Recogida del premio 1Excelentísimas autoridades, señoras y señores, queridos paisanos, amigos todos, ¡Muy buenas noches!

En nombre de la Asociación Cívica Extremeña Virgen de Guadalupe “GUADALUPEX”, y en el mío propio, deseo expresar nuestro más sincero agradecimiento a la Casa de Extremadura de Getafe, en la persona de su presidente, D. Pedro Aparicio Sánchez, por esta Mención Especial que han tenido a bien conceder por unanimidad a Guadalupex.

Deseo iniciar mi breve intervención con una escueta pregunta: ¿Se imaginan Uds. que ocurriría si la Virgen de Montserrat, no perteneciera a una diócesis catalana, o la de Begoña a una vasca o la de Covadonga a Asturias, por poner solo tres ejemplos? Pues esa es la situación con la que nos encontramos en Extremadura. La Virgen Santa María de Guadalupe, fue proclamada Patrona de Extremadura por Pío X a en 1907. Sin embargo la Patrona de Extremadura y treinta y un pueblo extremeños siguen perteneciendo actualmente a la diócesis de Toledo.

Ustedes se preguntarán ¿Y cuál es el origen de esta situación? La respuesta es muy simple: la invasión árabe de la península ibérica del año 711. A partir de la conquista de Toledo (1085), se fija la sede del primado de España en esta ciudad y la mayoría de los territorios que se van conquistando se van adscribiendo eclesiásticamente a esta diócesis. Esto permaneció así hasta la división civil de España en provincias, realizada mediante la reforma administrativa de Javier de Burgos de 1833.

En 1851 se firma el concordato entre la Santa Sede y el Estado Español, y en este documento se recoge ya que “la división eclesiástica del Estado español se deberá ajustar a la división civil, para un mejor servicio al pueblo de Dios”. A partir de esa fecha todos los territorios de fuera de la provincia de Toledo que eclesiásticamente pertenecían a esta diócesis se segregan, quedando como única reminiscencia de la época medieval la Patrona de Extremadura y los citados treinta y un pueblos extremeños. Entre los territorios segregados está Madrid-Alcalá, parte de Guadalajara, Ciudad Real, Albacete, el Adelantado de Cazorla en Jaén, etc.Premio

El Concordato de 1953, así como el Concilio Vaticano II, en su Decreto de los Obispos, vuelven a insistir en la necesidad de que “la división eclesiástica se ajuste a la división civil para un mejor servicio al pueblo de Dios”. En 1983, Extremadura se constituye en Comunidad Autónoma. En 1994, por bula del Papa Juan Pablo II, se crea la provincia eclesiástica de Mérida-Badajoz para el territorio civilmente conocido como Extremadura. Pues bien, a pesar de la doctrina de la propia Iglesia Católica, se sigue manteniendo este anacronismo histórico que ofende la dignidad de los extremeños como pueblo.

El propio papa Francisco, en una reciente entrevista periodística decía: “La pertenencia a un pueblo tiene un fuerte valor teológico: Dios en la historia de la salvación, ha salvado a un pueblo. No existe identidad plena sin pertenencia a un pueblo.” Y en la vertebración social de los extremeños como pueblo el principal signo de identidad, sino el único, es la Virgen de Guadalupe. En cualquier Casa Regional Extremeña que ustedes visiten, y nuestro añorado Rafael García-Plata visitó prácticamente su totalidad, el primer elemento de identidad que se encuentran, antes incluso que la bandera de Extremadura, es una imagen de la Virgen de Guadalupe.

Y esto es así, porque Guadalupe rebasa el ámbito estrictamente religioso para convertirse en un hecho cultural, histórico, artístico, científico, en definitiva, en el principal referente identitario que tenemos los extremeños, que nos “refuerza y une como pueblo”, en acertada expresión del Parlamento Extremeño, que en una declaración institucional aprobada por unanimidad de los grupos políticos el 18 de febrero de 2010, reclamaba de la Iglesia Católica una solución a este anacronismo.

Como todos Uds. conocen, el Monasterio de Guadalupe, está declarado Bien de Interés Nacional. Esta declaración obliga a la Junta de Extremadura a la conservación y el mantenimiento del mismo con los impuestos de los extremeños. Sin embargo, la administración eclesiástica corresponde al señor arzobispo de Toledo. La Universidad de Extremadura, por poner solo un ejemplo, no puede organizar Cursos de Veranos en Guadalupe sin la autorización de Toledo. Les parece a Uds. esto una situación lógica.

Recogida del premio 2Pues bien, este es el objetivo que persigue Guadalupex: que la Patrona de Extremadura y los treinta y un pueblos extremeños que actualmente pertenecen a Toledo se integren en una diócesis extremeña. En definitiva, no estamos pidiendo un privilegio o trato de favor, sino que se nos trate con normalidad, como al resto de católicos, para que los extremeños dejemos de ser en palabras del sacerdote Gregorio de Salas “los indios de la nación”.

Muchas gracias

La Diputación de Cáceres agrupará en un Centro de Documentación los legados bibliográficos

La viuda, el hijo mayor y el hermano de R. García-Plata, junto al presidente de la Diputación. :: A. MACÍASLa familia de Rafael García-Plata dona sus más de 10.000 volúmenes de autores extremeños a la institución provincial

19.11.13 - 00:11 - M. J. T. | ARTÍCULO DE HOY.ES CÁCERES

La familia del publicista y bibliófilo Rafael García-Plata Quirós (1941-2012) le rindió ayer un homenaje muy especial al cumplirse el primer aniversario de su muerte. Materializaron una de sus voluntades al donar a la Diputación Provincial de Cáceres la biblioteca que creó en su casa de Cañaveral, integrada por más de 10.000 volúmenes de autores extremeños.

«Mi marido siempre quiso que su obra acabara en Cáceres. Era un extremeño que vivía por Extremadura y, sobre todo, por Cáceres. Su trabajo, hasta 15 días antes de morirse, fue dejar todo ordenado para que -los volúmenes- fueran a Cáceres y, sobre todo, a la Diputación de Cáceres. Quiero que seáis testigo de que he cumplido lo que él siempre había querido, contra viento y marea. Y hoy, al año de su muerte, puedo decirle: 'Rafa, aquí está la librería, en Cáceres, en la Diputación'». Estas fueron las palabras que pronunció su viuda, Ana María Fernández, tras firmar el documento de cesión en el salón de plenos del palacio provincial. No estuvo sola. Acudió a la cita acompañada por su hijo mayor, Rafael, y su cuñado, Joaquín García-Plata.

Leer más...

El tesoro de la puebla - Rosa López Casero (escritora) 18/11/2013

Artículo de elperiodicoextremadura.com

En Extremadura podemos presumir de pueblos singulares, entrañables, espectaculares. Hay en concreto uno que es la cuna de la cultura de Extremadura. Me refiero a la Puebla de Guadalupe, declarado Patrimonio de la Humanidad por su singularidad universal. Es pintoresco, artesano, ascético, acogedor, con un gran pasado histórico.

El turista que se acerca a Guadalupe vuelve con los ojos impregnados del arte contemplado en obras de Zurbarán, Rembrant, Goya, del tesoro de la Virgen, la arquitectura del santuario y, en las manos, algún objeto de cobre y un rosco de muégado, y con los pulmones henchidos del aire de la sierra de las Villluercas, subyugado por la belleza del paisaje de sus alrededores.

La Puebla puede presumir de tradición humanista y musical, amén de su monasterio que comenzó a construirse por orden de Alfonso XI en el siglo XIV, hasta alcanzar las magnas proporciones de hoy día. El monasterio ayudó económicamente a la conquista de Granada y a la aventura americana.

Pocos pueblos de Extremadura pueden presumir de albergar documentos importantísimos y de haber sido testigo de la estancia de reyes (Isabel la Católica estuvo más de veinte veces) y príncipes para su educación, escritores, santos y hasta el papa de Roma. En la pila de la plaza Mayor se bautizaron los primeros indios que trajo Colón.

La devoción a la Virgen de Guadalupe, patrona de Extremadura, ha traspasado fronteras de la mano de nuestros conquistadores, que dieron nombre a numerosos lugares del continente americano y entronizaron la devoción a la Morenita, proclamada Reina de la Hispanidad en 1928.

Por algo se celebra allí cada año el Día de Extremadura. Y Toledo no lo suelta, a pesar del clamor de asociaciones como Guadalupex y del sentir del pueblo extremeño. Pese a todo lo que representa, significa y atesora, en historia, en cultura, en monumentalidad y en religión, Guadalupe está adormecida y lejos del puesto que debería tener en España y en el mundo, como tuvo durante siglos.

No sé si habrá algún extremeño que no conozca Guadalupe, debería ser obligatorio peregrinar allí al menos una vez en la vida, como los musulmanes a la Meca.

Hispanidad: ¿Guadalupe o el pilar?

VICENTE SÁNCHEZ-CANO
PRESIDENTE DE GUADALUPEX

También fue obligada invocación para muchos de los capitanes y soldados de la conquista, en una gran mayoría extremeños

NADIE parece cuestionar que la Virgen de Guadalupe es la Patrona de Extremadura, aunque no esté integrada en su Provincia Eclesiástica.
Sin embargo, sí parece cuestionarse su condición de Patrona o Reina de la Hispanidad, a pesar de que el 12 de octubre de 1928, el cardenal Primado de España, Pedro Segura, como legado del Papa Pío XI, y en presencia del rey Alfonso XIII, coronara canónicamente a Santa Maria de Guadalupe como 'Hispaniarum Regina' o Reina de las Españas, como reza en el anverso de la lustrina de su corona. Es frecuente que en los medios de comunicación, y en la opinión pública en general, cada vez más, se identifique a la Patrona o Reina de la Hispanidad con la Virgen del Pilar. Sin querer entrar en una polémica, nada más ajeno a nuestra voluntad, que enfrente a ambas advocaciones marianas, si conviene aclarar lo que entendemos una tergiversación, manipulación o error, cada vez más extendido, en defensa de la verdad histórica documentada.

La íntima vinculación del santuario de Guadalupe, tanto con el descubrimiento de América como con su colonización y evangelización, está sobradamente documentada, siendo así invocada por la Unesco el 11 de septiembre de 1993, cuando al declarar a Guadalupe Patrimonio de la Humanidad argumentó: «Porque la famosa imagen de la Virgen de Guadalupe ha sido el simbolo más representativo de la cristianización de una gran parte del Nuevo Mundo». Y en efecto, así lo atestiguan los hechos.

Guadalupe gozó del máximo fervor de los Reyes Católicos, que estuvieron en sus aposentos no menos de 22 veces; allí recibieron a Colón el 21 de abril de 1486, y en Guadalupe firmaron dos sobrecartas reales el 20 de junio de 1492 para que, con la mayor celeridad posible, Colón emprendiera la gesta, además de urgir el cumplimiento de las reales provisiones de 30 de abril de 1492, con la entrega a Colón de dos carabelas para el viaje. El propio Almirante peregrinó al santuario de Guadalupe, al menos, en tres ocasiones: en la Semana Santa de 1486, como ya hemos indicado, para invocar su protección en la dificil aventura que se disponía a emprender.

Después de su primer viaje, en cumplimiento de una promesa que dejó anotada en su Diario de Navegación el 14 de febrero de 1493, estando en alta mar, y de regreso del mismo. Por último, el 29 de julio de 1496 para bautizar allí a dos indios criados suyos, Cristóbal y Pedro, que convierten a Guadalupe en el primer lugar de cristianización de indios. Pero además, como atestigua el propio Colón por carta escrita en La Española en enero de 1494, y dirigida a los Reyes Católicos, impuso el nombre de Guadalupe a la isla Turuqueira el 4 de noviembre de 1493, durante su segundo viaje. Y también fue obligada invocación para muchos de los capitanes y soldados de la conquista, en una gran mayoría extremeños; para los primeros misioneros de la Nueva España, y para muchos prelados y virreyes que gobernaron las Indias.

Pero si todo lo expuesto no fuera suficiente, ahí están los santuarios, ermitas y altares alzados en toda América a la Virgen de Guadalupe y la abundante toponimia guadalupense del Nuevo Mundo.

Mientras que Guadalupe estuvo muy presente en el descubrimiento, conquista y evangelización de las Indias, la presencia iconográfica-devocional de la Virgen del Pilar no llegaría al Nuevo Mundo hasta la segunda mitad del siglo XVII, bastante después de que el Ayuntamiento de Zaragoza, en 1613, trasladara la fiesta del Pilar del 2 de enero al 12 de octubre para reivindicar, muy a posteriori, su relación con el Nuevo Mundo, y cuando el culto y la devoción a la Virgen de Guadalupe ya era un hecho irrefutable por toda América. Estas fueron las conclusiones a las que llegaron dos eruditos estudios encargados por el Ministerio de Asuntos Exteríores en 1941, como comentaremos después.

El 12 de octubre de 1892, con motivo del IV Centenario del Descubrimiento, la regente María Cristina y Cánovas del Castillo, por decreto firmado en La Rábida, instituyen « ... como Fiesta Nacional el aniversario del día en que las carabelas de Palos de Moguer arribaron a las costas de Guanahani ... ». Posteriormente, Rodríguez San Pedro, desde la organización Ibero-Americana, introduciría, en 1913, el concepto de 'Fiesta de la Raza' para referirse a la misma. Esta denominación se consagraría oficialmente en 1918 por decreto de Antonio Maura, firmado por Alfonso XIII. Mientras tanto, el presidente de la Argentina, Irigoyen, en 1917, declara también Fiesta Nacional de su país el 12 de octubre, siendo el precursor de los demás países iberoamericanos.

Un grupo de intelectuales, entre los que se encuentran Unamuno, Maeztu, el arzobispo Gomá y el obispo Vizcarra, cuestionan esta denominación e inician desde Argentina un movimiento para cambiar 'Raza' por 'Hispanidad', al considerar inadecuada aquella. Será el 12 de octubre de 1939, en la celebración del día del Pilar, y en Zaragoza, cuando Franco instaure la fiesta de la Hispanidad. Al no tener muy claro si la titularidad de 'Reina de la Hispanidad' correspondia al Pilar o a Guadalupe, en 1941,

Franco encarga a dos especialistas sendos estudios. Al franciscano aragonés Villacampa sobre el Pilar, y al jesuita extremeño sobre Guadalupe. Las conclusiones fueron terminantes a favor de Guadalupe, pero nunca se hicieron públícas. Por decreto de 10 de enero de 1958, firmado por Franco y Carrero Blanco, se declara oficialmente el 12 de octubre 'Fiesta Nacional y Día de la Hispanidad'.

Con la restauración borbónica, el decreto 3217/1981, refrenda el 12 de octubre como 'Fiesta Nacional de España y Día de la Hispanidad'. La Ley 18/1987, ratifica y «establece el Día de la Fiesta Nacional de España en el 12 de octubre», pero prescinde de la denominación Día de la Hispanidad. La coincidencia en el 12 de octubre del Día de la Hispanidad y de la celebración del dia de la Virgen del Pilar ha llevado a muchas personas al extendido error de considerar a la Virgen del Pilar patrona de la Hispanidad, cuando este título lo ostenta por derecho propio, según lo expuesto, la Virgen de Guadalupe.

Que cada uno saque sus conclusiones.

Página 7 de 16